h1

Vitae

22 de diciembre de 2014

VITAEs_00014

Gracias a un pase de Roberto Muñoz Gálvez en Bolsa de Trabajo Audiovisual, tuve la fortuna de ver Vitaeexcepcionalmente colgada un finde en su güeb, cuenta Michel. Dirigida por Lucho Villegas, es una de esas obras de cruda sutileza, de baja cinética y de una creciente intensidad narrativa, con estructura de resolución mixta.

Tal y como ocurre en Último round Las niñas Quispe, los personajes son expuestos con gran proximidad, sin evitar sus contradicciones ni sus aspectos más hoscos, los que son observados por un narrador externo (no participa de las tramas) y objetivo (no es la voz de ningún personaje) y cuyo ojo focalizador permanece en constante acecho, al igual que su protagonista.

Gustavo(18), delgado, empático, fotogénico, se gradúa de la secundaria y  una breve grabación de la graduación abre la peli sintetizando muy bien la rebelión conquistada durante la escuela, previa a la fría y anónima zona por la que transitan aquellos egresados secundarios, cuya opción dramática NO es estudiar en la universidad o instituto en lo inmediato, sino comenzar una búsqueda de empleo estable y ya no part time, partiendo por supuesto, desde el salario mínimo del sistema narrativo, aclara Michel, totalmente entregado a la poética de Vitae. Es el choque brutal entre el protagonista y la utopía aún no realizada de la educación gratuita de excelencia, obligando a Gustavo a sopesar su vocación musical versus su necesidad de auto-valencia, más allá del nido familiar.

Por qué la descuelgan tan luego, permítanme un segundo visionado, pero no lo hubo por ahora, señala Michel, es tan solo el recuerdo de ver una de esas simples joyas u óperas primas con las que te encuentras a veces, cual cinéfilo buscador, esas obras que fabrican el orgullo retroactivo de un coleccionista equis que las atesora hasta que su director insiste y luego se posiciona y conquista la fama y a su creciente público, siendo fiel a su búsqueda personal (como Sebastián Lelio entre otros ejemplos), poética de la honestidad en Vitae, de la sencillez del sueño y también de una conciencia en alerta, tanto en la posición estética del  protagonista como en su confrontación caracteriológica con los demás personajes del sistema narrativo, vehiculando un pathos o conflicto social, cuya anónima existencia protagónica, resulta ser una paradójica muestra de ingenio realizativo y de una aplicadísima economía de producción escénica, para expresarla.

El tema de la búsqueda de un empleo también se trata en pelis tales como Rabia Cesante Jean Gentil entre otras, cada cual a su modo. Las opciones narrativas en Vitae, echan mano de las técnicas de elipsis o de leves quiebres en el patrón de predictibilidad, para volver a mirar situaciones cotidianas de aparente improductividad narrativa, tales como un asado, una compra en el almacén del barrio, una sesión de cyber, etc., devolviéndoles su dimensión estética, gracias a este amable y sencillo trabajo de narratividad o de montaje elíptico que ojalá fuera imitado, cuando se busca la sencillez de la imagen despojada, se fanatiza Michel.

La banda Death metal de la que Gustavo forma parte y su desarrollo como grupo musical, funciona muy bien como trama secundaria o subtrama, refuerza el carácter de los personajes y fortalece cierto motivo dramático recurrente, relacionado con una de las preguntas  estéticas de la película: quién es quién y qué tan solo o acompañado se puede estar. Y no te olvides del subtexto humorístico,  acota uno de los amigos de la peli. Ni de su exitoso Avant Premiere en el Teatro Facetas o de sus muestras en liceos o en la SCD, agrega Michel.

La banda sonora es amplia, no se limita solo a una exhaustiva selección de lo que su director considera lo mejor del estilo musical predominante en la peli, sino que además, se abre a una heterogeneidad sonora que va más allá del particular estilo de la banda protagónica, que interpreta sus propias composiciones y que expresa lo que en guion se denomina, una teoría personal desarrollada de la peli: si no hay originalidad, no hay riesgo.

La intuición casi instintiva de una conciencia joven en pleno desarrollo,  está muy bien encarnada por el personaje de Gustavo; sus inquietudes genealógicas, su necesidad de hermandad, de pares que le vean como el ser que él se siente ser, están muy logradas. También está muy bien captado el proceso que conmina a Gustavo a tener que elegir o no el sacrificio de una identidad en formación para mutar a otra, la del joven que logra valerse por sí mismo. Tengo miedo de no hacer bien las cosas, dice. Todos tenemos ese miedo, dice Maca, su mamá, y así cada escena parece estar debidamente meditada antes de ser realizada, sin que por ello se pierda la frescura de los personajes en su confrontación generacional.

El casting es exquisito, expresa una mirada a la belleza no del tipo alfa y sin embargo, qué bellas y bellos que son sus personajes encarnados por un casting jugado, cada cual en sus actuaciones. Hay que destacar la prolijidad de algunas de sus escalas de plano. Aun cuando hay escenas rodadas en un solo valor de plano, el sistema sale airoso debido a que sus encuadres son mayoritariamente cuidadosos y se despliegan en armónico acuerdo con los aspectos de la trama que exponen, cosa que muchas veces es bastante descuidada, hasta en obras muy, muy premiadas, ufff, se afana Michel.

Un guion que se deja ver sin grandes contratiempos histriónicos, podría objetar alguien o algo, pero la simpleza siempre fue un bien altamente codiciado. -Sé simple-, reflexiona el personaje de Denis Lavant junto al de Juliette Binoche en Mauvais sang, no es fácil ser simple. Y hay una amplia gamada de cineastas chilenos, latinoamericanos y de otras latitudes, que no solo hacen suya la simpleza, sino que encima nos impelen a ver y a reconocernos como personajes puros, esenciales, permeados por una sociedad o una cultura bastante desprovista aún de reciprocidad o de receptividad, para con la búsqueda de la propia identidad estética individual.  Cuando Michel se vio Vitae, ignoraba por completo que dicha peli fuera la joya oculta del 21° Festival de Cine, Valdivia 2014, en voz y ojo de su propio director, Raúl Camargo.

Así que si le tinca, escriba a  vitae@cinencuadre.cl  y solicite un visionado de esta película para su clan o grupo equis, no se arrepentirá y ellos estarán dichosos de complacerle. Y señ@r distribuid@r, Vitae es de esas pelis que como muchas otras, forman parte de aquel obsequio cinéfilo que no se sabe que se le espera, pero que se recibe con infinito agrado, cuando se tiene la ocasión. Distribúyala ya, por favorcito, solicita solícito Michel. Es una de nuestras mejores candidatas a los festivales Indi, nacionales o extranjeros.  ¿Descargar el soundtrack…? ¿Nuevo visionado online?

Continuará…

One comment

  1. […] Acá pueden leer el artículo crítico realizado por el blog laqonsulta. […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: