h1

Of course

29 de junio de 2014

10346206_754337194611801_1629243338568445951_n

Graffiti en un muro de Vila Madalena, barrio bohemio de Sao Paulo. Gentileza PCCh

¿Pollock o Matta?, interroga un presentador de graffitis equis. El juego de pelota do globo le parecía un juego de opuestos a androide paranoide, lujuria y miserere, dinero y amor, victoria y vergüenza. Nada que ver, alegaba alguien nada que ver con la literatura de ese tipo, ¿de qué tipo?

Ufff y eso ya era un problema, porque era del tipo de literatura en el que se sabe la diferencia entre frase semántica y fraseo sintáctico y hasta se la intuye. Probablemente algunos (idiotas) se ocultaban a besar la noche más larga de esa temporada y posiblemente una mujer y un hombre se dejaban llevar por el abismo osculario o de los astros, os, oris, eh, claro, claro y eh, oralizaban. Sí, entraban en mi, entraban en mi oído esas palabras calladas, las imágenes se sacudían interrogándose, ¿dónde se aloja el inconsciente? Algunas sombras desalmadas canturreaban con grave sorna la diversión que les producía mendigar desde las alambradas espirituales cuyas púas separan una favela, un cantegril, una visha miseria o callampa, de la bestialidad. No me digas nada, no me digas, no me, los televisores se callaban con su estática, alguien o algo inventaba un nuevo juguete ígneo para, a batería solar, una cosa muy así, eh, claro, claro y uno de esos goles gigantes le arrancaba el grito más grande al estadio más ardientemente visitado en voz de relator cobrizo y una estrella de Botafogo es leída en un bunker equis de novela, por las brigadas cromáticas de insurrección. Por aquellas fojas se tomaban sus liceos, antes del paro arancelario indefinido, que vendría después señorita Astrid, des-pués. No sigas, por favor no sigas, se decía muda Tía R´inge, queriendo rehuir los belfos salivosos de Lapoli, cuyo deseo se encendía aún más al admirarla bajo una ceñida blusa de sedoso cáñamo violeta. Charli era un pibe entonces, pero ya se odiaban con Lapoli. Un día me lo piteo, mascullaba libando cócteles de amapola junto a Darwin, en la barra del Guasón. Qué episodios de improvisación aquellos cuando Charli comenzó a, a, a, a dominar las armonías bluesette. Todo parecía tan herido y tan hermoso, como ahora, piensa Darwin durante su encierro en la celda negra, recordando las epístolas no respondidas aún a Michel, ya no le dirá de los dedos del músico volviendo a tocar, la música de la muerte. True detective, gran descubrimiento, le escribe Michel a Darwin o a Charli, ¿cualún insensanto? Hace mucho no se ven entre sí. Max y Morgan. Llatiri. ¿Joyas? Maldito poste tatuado en la memoria de los seguidores rojos del juego de pelotas. el jefe de prensa verde golpeó en camerinos a uno de nuestros titulares, en partido definitorio, estando ellos de local, estando ellos favoritos do mundo, se sube al carro alguien nada que ver de nuevo y quizá qué le hizo en ese golpe, ¿cómo puede ser que dispare dos veces con opción de gol y se tatúe en el palo o caño? ¿Cómo puede ser que todo sea tan rojo a veces, tan azul, tan blanco y pueda ser eso un emblema, un conjunto, un muy mínimo ejemplo de una cierta indeterminada majestuosidad colectiva de íntimo núcleo cuyo silencio derrotado está aún lleno de orgullo por lo vertido en el campo cósmico del juego de pelotas? No me acabo de acordar en dónde fue que leí fuentes de El Alquimista, intenta alguien o algo poco económico e interrumpiendo a, ni por qué Lamborghini, aunque sí Leos Carax, Alain Resnais y Eusebio Poncela en Arrebato y también el genial guion de Azul y no tan rosa, que está muy bien actuado creo sho,  defiende fans equis, con un casting muy ad-hoc y La jaula de oro, Darwin, Charli, estoy seguro que la harían de vuestras favoritas, co escribe Michel y lee Ninfo 1 y otra y otro y otra y otro. Si no escribes para todos, escribes un libro tonto, dicen que dijo Charles B. pintado por Courbet. Me venían en camino El día y la noche de Georges Braque y El infierno prometido de Marianne Costa pero no. Solo me llega por ahora, adivina cuál, de Andrés Neuman. No, no es el viajero del siglo. Sí, ésa, recomendada por quien tú sabes porque tú sí que eres fiel a ese tipo de literatura, aunque ésa la leída, incluso no pareciera ser tal, solo salpicones en la cybernet, objeta objetador equis. ¿Han sabido de Valeria?, pregunta Michel.  Alguien o algo se sentía que no era solo un estado de euforia el que le sacudía ese día didddddddddddd, pero solo era eso, según la cámara panóptica. Solo o sólo. Quizá debía arrancarse al cine o a algún café y dejar de pensar tantas cosas. Quizá el encierro en la cabina literaria no le esté haciendo tan bien a tu, eh. No te atreves a salir porque ves muy mal hoy y porque supuras demasiado acné, estás que estallas, te masturbas con desenfreno, sabes llegar al orgasmo sin derramar nada más que líquido pre-seminal aunque aún eres virgen, Michel y hay quienes  serán vírgenes más allá de su última foja, piensa alguien o algo. No. Ocurrirá un ya no, se aventura androide paranoide. Sí, el arte de Verónica y Valeria, son tu sueño lumínico y cromático. Una de ellas está muerta, se burla spoilerer equis, a que no adivinas cuál.

Sí, quiero hablar en silencio contigo y tatuar de belleza los tramos de mi trama. Oír el canto tenaz de la ciudadela y el susurro sutil de tu íntima cromaticidad, oh, dorada espiga animal. Cuando naciste, el cielo enamorado de tu grito besó de inherente carmesí tu boca y vela por ti desde el magma oleoso de tus obstáculos vitales y de ciclo. Oh, dorada espiga animal, soñada compañía de escarnios indebidos y fortalecientes…

Alguien o algo, casi pierde todas, sí, casi todas sus notas de campo de su más reciente temporada novelón cual miopísimo monje literario y entra en un pánico indolente y pesimista, que muta a indescriptible alivio cuando re-aparece el susodicho disco externo. No respaldas, no respaldas, no respaldas, hasta cuándo, ojjj…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: