h1

“Holy Motors” – Leos Carax

19 de noviembre de 2012

 

Carax
Leos Carax

-¿De dónde surge la idea de estar físicamente presente en la pantalla desde su preámbulo?

-Me vino primero la imagen de una sala de cine grande, repleta, en la oscuridad de la proyección. Los espectadores están paralizados y parecen tener los ojos cerrados. ¿Están dormidos? ¿Muertos? El público del cine visto de frente, lo que nunca ve nadie, salvo en el extraordinario plano final de El mundo marcha, de King Vidor. Después mi amiga Katia me pasó un cuento de Hoffmann. El héroe descubre en la habitación de su hotel una puerta secreta que da a una sala de ópera. Como en la frase de Kafka, que podría servir de preámbulo a toda creación. Entonces pensé en empezar la película con este personaje que se despierta en plena noche y se ve de pronto, en pijama, en una gran sala de cine repleta de fantasmas. Instintivamente llamé al hombre, al soñador de la película, Leos Carax, así que lo interpreté yo.

– ¿Qué papel jugó Merde, su contribución a Tokyo!, en la concepción de Holy Motors, donde este personaje es uno de los avatares (¿término correcto?) de Denis Lavant?
Holy Motors surgió de la impotencia de no poder llevar a cabo varios proyectos, todos en otro idioma y en el extranjero. Siempre me topaba con los mismos obstáculos: casting y dinero. Harto de no poder rodar, me inspiré en la experiencia de Merde, que era un encargo japonés. Me encargué a mí mismo un proyecto con las mismas condiciones, pero en Francia: concebir rápidamente una película no demasiado cara para un actor elegido previamente. Todo eso también fue posible gracias al uso de cámaras digitales, que yo desprecio
(porque se imponen a nosotros o nos las imponen), pero que tranquilizan a todo el mundo.

– La idea de los motores, de la motorización, de la importancia de las máquinas, se reivindica claramente en el título y se presenta de manera subyacente en la película. ¿Era la idea original del proyecto o fue tomando forma poco a poco?
No suelo tener ninguna idea al inicio de un proyecto, ninguna intención. Solo dos o tres imágenes y sentimientos que enlazo. Para Holy Motors tenía, entre otras cosas, la imagen de esas limusinas larguísimas que se ven por ahí desde hace unos años. Las vi por primera vez en Estados Unidos y ahora las veo en mi barrio de París todos los domingos, en las bodas chinas. Están totalmente en sintonía con la época, a la vez ostentosas y cutres. Son bonitas por fuera, pero su interior infunde una especie de tristeza, como una casa de citas. Aun así me conmueven. Son algo anticuado, como los viejos juguetes futuristas del pasado. Marcan, en mi opinión, el fin de una era, la de las grandes máquinas visibles. Esos coches pronto se convirtieron en el núcleo de la película, en el motor, digamos. Los imaginé como grandes navíos que transportaban a las personas en su viaje final, en su último cometido. La película es pues una especie de ciencia ficción, donde hombres, bestias y máquinas están en vías de extinción. Motores sagrados, solidarios, unidos por un destino común, esclavos de un mundo cada vez más virtual. Un mundo del que desaparecen, poco a poco, las máquinas visibles, las experiencias vividas, la acción.

Fuente: abcguionistas con información de Avalon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: