h1

Río herido.

18 de noviembre de 2012

Sobre Gaza:

“¿Sirve decir algo? ¿Detienen alguna bomba nuestros gritos? Nuestra palabra, ¿salva la vida de algún niño Palestino? Nosostros pensamos que sí sirve. Que tal vez, no detengamos una bomba, y nuestra palabra se convierta en un escudo blindado, que evite que esa bala calibre cinco punto cincuenta y seis milímetros o nueve milímetros con las letras IMI, Industria Militar Israelí, grabadas en la base del cartucho, llegue al pecho de una niña o de un niño. Porque tal vez, nuestra palabra logre unirse a otras en México y el mundo. Y tal vez, primero se convierta en murmullo, y luego en voz alta, y después en un grito que escuchen en Gaza. No sabemos nosotros, no sabemos ustedes, pero nosotros y nosotras, zapatistas del EZLN, lo importante que es en medio de la destrucción y la muerte, escuchar unas palabras de aliento. No sé cómo explicarlo, pero resulta que sí, que las palabras no alcanzan a detener una bomba, pero son como si se abriera una grieta en la negra habitación de la muerte, y una lucecita se colara…”


15 – 11 – 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: