h1

Tagline, y otros…

16 de agosto de 2012

BORGIAS. “El crimen está en su sangre”. Preferiría BORGIAS, sangre criminal, acota Darwin, comprimiendo aun más el “tagline”. Una novela poblada de imágenes, ¿verdad? dispara Darwin con una Star de acero idéntica a la de Jules Winfield, en Pulp Fiction, contra un Miche_l perplejo, e incrédulo.

Maldito Mario Puzo, aun cuando Ford Coppola quiere volver a la historia menor, dice Guadalupe Sánchez, en algún salón universitario grabado con una Sony de 3SCD, dice que el Guion es como una metáfora de la vida, el título BORGIAS y su mejor tagline, son una puerta de entrada a esa metáfora, teoriza Michel dentro de un párrafo dibujado en un muro de novela y social network, te diré que me encantan las armas de colección de tu viejo, le dice alguien a alguien. Los Coipos, tres de ellos, dos supresivos, uno observante, ante una persona encapuchada, doblada de un modo imposible, impensable, (cual chica doblada sobre la alfombra de hotel en “Otro día más en el

paraíso”, de Larry Clark), acurrucado, sobre baldosas frías y mojadas, mohosas, desde la que hiede vapor, unos rostros de coipo que se miran entre sí, una canción de coipo, rasgando el copioso silencio que a veces sólo unos aullidos de perro bajo la lluvia interrumpen, mordiendo a la luna, el encapuchado recibe su última pregunta, ¿sabes por qué te pasa todo esto? Se le viene a la cabeza, una cena a la que llegó tarde, su empleo no le deja irse antes, el bus cuncuna, atrapado por segundos notorios, oprimiendo el aire a encierro, y el calor de invierno entre la multitud cada vez más enrabiada, su editorial webvisual independiente, su glorioso momento transmitiendo vía celular y streaming, a multitudes bioelectrizadas y carnavalescas, tomándose las calles, se le vino a la cabeza, cuando llegó a casa, y ella le invitó hasta la cocina del primer piso, sin mediar palabra, llevándolo otra vez al cielo, casi creía sentir eso, Rocío en ese momento descendió por la escalera, se abrazaban en la cocina, ¿quienes? Los Coipos dejaron la habitación, gozan con la oscuridad eléctrica de sus encargos, monitorean con infra_cam, Miche_l, regresó de golpe a la conversación con Darwin, pero no era Darwin, era el enfermero celeste, quien oía sus epístolas, su estilizada amiga evangelizadora, llevando calor y juego a niños abandonados que hablan inglés y que escriben en sánscrito, Darwin todavía lo espera a que lo dejen salir de aquel hospicio, Miche_l es una paradoja de Wilson, medita Darwin, así se autodefine, pero por qué…Flavia siniestrada y Charlie desaparecido siempre le rondarán, un narrador garcíomarquiano lo dice, recordar es fácil para quien tiene memoria, olvidar es difícil para quien tiene corazón.http://www.youtube.com/watch?v=WxBarSY1Bwo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: