h1

scriptum

7 de abril de 2012

fuego en mis mejillas…

ardiendo, yo corría entre piras inmensas, mis plantas se quemaban al rozar el suelo guijarroso y rojizo, y una intensa brisa sacudía mis cabellos, largos, rozándome los hombros, y la espalda, sudada. Luego, corrí largo rato por un lago de heladas aguas, una anfibia serpiente me seguía los pasos, y en la orilla me detuve, y al entrecerrar mis ojos, y agudizar mis oídos, un poco más allá, algo, que no lograba ver muy bien, me esperaba a los pies de un enorme árbol enredadera, era un felino pardo, esbelto, sus ojos turquesa se clavaron en mí, el árbol se agitó con nuevas brisas, mi cuerpo ardía helado, y un estertor violento me sacudió, y me hizo perder de vista al felino, aun cuando esos ojos continuaban clavándose en los míos, el árbol me miraba, sí, eso era, o tal vez no, tal vez yo sólo corría y corría sin saber a dónde, en medio de irritantes follajes, hasta que me elevé desde el suelo, hasta que sólo fui una mirada tras las nubes, queriendo rehuir esos ojos y esas fauces repulsivas que rugían, el felino se batía contra la serpiente, que agónica mordía su vientre, y entonces sus besos, silenciaron mis párpados rem, y el sol matinal, dulcemente nos cantó, tras los sinuosos médanos andinos orientales…
Manuscrita en hoja cuadriculada, hallada por Miche_l, en el asiento de la rueda trasera, de un omnibús azul, otoño metropolitano ´94.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: