h1

estructuras iniciáticas (borrador)

3 de abril de 2011

Michelle, Michelle…

Te gustaría tanto resolver este enigma.

Por un lado tus lector@s ignoran si acaso seas tú o no el amable suicida, aunque sabes en el fondo que tú no lo eres.

Es un músico sobre el cual escribes una ________elle, y es una bitácora de autor cruzada, escrita en un tiempo que aun casi casi no ocurre o que ya ocurrió, con  aventuras de este desventurado y talentoso músico comparable a Elliot Smith, o Jeff Beckley, o viceversa.

Charlie, Charlie, se parece a un hermano que tú Michelle nunca tuviste, (¿o lo tuviste?) y se parece también un poco a elle, a ella, y a casi todos los integrantes de este conjunto bio_novelesco, te encantan las estructuras como a Bolagno, como a Cortázar o como a Felisberto Hernández, como a Tarantino, Nolan o Angelopolus (La eternidad y un día, claro)  pero ignoras x completo la tuya propia…

Y es así, casi a ciegas porque eres miope, altamente mípoe, es así que retrocedes para avanzar, como un eremita enamorado de cada mirada, de cada carácter, de cada rincón que te cobija y de cada merienda que te brindan o te brinda la vida, lo ignoras, te encanta ignorar y te encanta por fin re_conocer…

¿Acaso vale la pena la experiencia?

Sabes que sí, sabes que no…

Sabes que de seguro te perderás como se pierden también esas botellas al mar que hace tiempo ya leíste, y que luego cuando tuviste la oportunidad con ella y con elle…

Tu literatura está llena de imágenes porque eres un cineasta en full HD,

¿Hasta cuando?

Hasta que vuelvas a filmar y entonces será la gloria, pero antes encerrado o corriendo bajo la lluvia, escribes_que_te_escribes esta novela apostando como Roberto Michelle  o el propio Fiodor a  que todo se te pasará como un borde de cuadro con gaviotas, y un canto ancestral que oyes latir dentro de tí cada vez que sales al camino del andar caminando, canta Víctor Jara en la net_radio,  o-ja-lá que en-cuen-tre ca-mi-nos, pa-ra seg-uir ca-mi-nan-do, tanta experiencia melómana te arrastra inevitablemente, hacia la belleza, ¿hacia la belleza?

Si la vida es finita, pero no tiene fin conocido,

Por qué habrían las nouvelas(¿nouvelas?), tener fin….?

Si un blog es una bitácora azarosa, y caprichosa, que aparece de vez en cuando, a veces todos los días tres veces al día, a veces sólo una vez a la semana como un chorro interminable de palabras contenidas y escondidas,

¿Por qué tendría que tener un final, un cierre?

¿Por que tendría que tener un final abierto?

Oh, musa inesperada y fortuita, que me brindas con tus ecos, el mundo y el misterio de toda una vida, antes de llegar a ser nada más que un instante rojo y blanco, grácil y fiero, leve e imperecedero, (like on the “Insustentável leveza do ser” filme, of course) en el rincón opuesto a mis sueños que más encima son…

Estructura iniciática.

continuará….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: