h1

Noche de Queltehues. Acto II hasta el clímax.

30 de junio de 2010

Marcelo mira a Mono y lo ve encima de él, en extremo borroso.

Mono:

Le tenemos un show pa la fiesta, poh.

Oye Pico, muéstrale el show aquí al pelaíto.

Todos se paran en seco delante de Marcelo, quien les mira fijo a todos. Cuando detiene su vista en el El Vieja, el rostro de aquel se nubla.

Pico desabrocha sus pantalones lo suficiente para mostrar su pene a Marcelo.

Pico  acurruca su pene con una mano y con la otra lo presenta.

MONO:

¿Es un caracol o no?

Marcelo mira a Mono y luego allá al frente, un par de individuos miran de pie y se ríen.

Mono:

Es un caracol. ¿Sí o no, pelaíto? Hácele la torre Eiffel.

Pico tira de su prepucio y su pene flojo apunta hacia arriba.

Más risas alrededor de Marcelo, en off.

Marcelo mira al frente y ya no hay nadie.

Por la espalda de Marcelo alguien grita en off MonoH¡

Mono se da vuelta y Marcelo aprovecha de zafarse.

Una mano da un toque en una nalga de Marcelo, quien en un acto reflejo, desvía con brusquedad esa mano ajena, y voltea con los ojos muy abiertos, los rostros de Pico y El Vieja lucen borrosos.

36   EXT. CALLE – NOCHE

NANO(35) bajo, barba y anteojos, saluda con una venia a todos  bajándose del taxi moderno. Mickey observa desde el volante.

NANO:

Quiubo Marcelo, tanto tiempo. ¿Querí un saque Mono, mira, pura, pura?

Nano saca una PAPELINA blanca y en ella una SUSTANCIA color crema, se ve una CUCHARITA en las narices de Mono, de manos de Nano. Marcelo aprieta sus mandíbulas, la mano pequeña de Nano le pega por el lado de la cadera.

Nano:

¿Se queó botáo, Marcelo?

Los ojos de Marcelo están muy abiertos El Vieja y Pico jalan lo que queda de la papelina entre los dos, untando con una AUTOMÁTICA en manos de Pico. ElVieja pasa la lengua al papel.

Nano jala de su cucharita y le ofrece a Marcelo, quien se niega con la cabeza.

Mickey:

Súbete, Marcelo, antes que me arrepienta.

Pico:

Mire que tiene suerte la visita.

(mirando a Marcelo)

Deja algo, poh, peláo…por el show.

Marcelo se está subiendo al taxi moderno, Nano dice.

Nano:

Calmáo, qué va dejar.

Nano y los tres tipos, EL Vieja, Mono, y Pico,  se miran todos entre sí.

Nano:

¿Me andan trayendo algo, o no?

Mono da una rápida mirada a EL Vieja.

Una PISTOLA BELGA aparece reluciente entre las manos de El Vieja.

Mono:

Nosotros siempre andamos con algo. ¿No cierto, Pico?

37    INT./EXT. TAXI MODERNO – NOCHE

Mickey tiene dos orejas muy blancas y grandes, abre la puerta que cerró Marcelo y la vuelve a cerrar con fuerza.

Mickey:

No mirís  pa llá. No miríh…

Mono:

(desde la acera)

Dile a Carito que me la debe,Mickey.

El taxi moderno arranca, Mickey toca un bocinazo.  Las chicas paradas del otro lado de la calle voltean hacia el taxi moderno, las luces se ven borrosas, el taxi moderno va dando la vuelta.

38    INT./EXT. TAXI ANTIGUO – NOCHE

Diego maneja en silencio. María va mirando el camino. La lejanía se ve difusa, el parabrisas deja de moverse, Diego aprovecha un semáforo en rojo para limpiar el vidrio por fuera desde su asiento.

María:

No le digas nada ahora, por favor,

Diego.

Diego limpia también el espejo retrovisor. El semáforo da verde y el taxi se pierde en medio de los demás automóviles de la avenida.

39    INT. DORMITORIO FLAVIA – NOCHE

Flavia descansa en la almohada y mira muy de cerca las florcitas de la funda. Se da vueltas y se queda mirando el techo, las ventanas húmedas, la silla de madera, y en sus manos, el bolsito con las flores.

De pronto, Flavia coloca una de las almohadas encima de su rostro. Pasados unos momentos, Flavia se levanta de la cama, y detrás del ESPEJO, abre una puerta de closet.

De allí, Flavia saca un chaleco, con silenciosa rapidez. Luego se arrodilla al lado de la puerta, mientras oye la voz de María decir en off.

María:

(OFF SCREEN)

Diego¡

Flavia pone pestillo a la puerta de su pieza, con gran gran cuidado.

Se oyen en off algunos golpecitos detrás de la puerta de la pieza.

Diego:

(OFF SCREEN)

Mijita. ¿Está despierta?

(PAUSA)

Ta´h despierta o no?

Flavia mira el techo, y se sienta de espaldas a la puerta de su dormitorio.

Diego:

(OFF SCREEN)

Tenemos que decirle algo mijita,

usté no tá bien.

María:

(OFF SCREEN)

Diego déjala. Diego¡

DIEGO:

(OFF SCREEN)

Cállate, mierda.

María:

(OFF SCREEN)

Noh, Diego, déjala de una vez.

Diego:

(OFF SCREEN)

Tú cállate María. ¿Oíste? Esto se acabó. Se a-ca-bó.

Desde el rincón dónde está el espejo, se ve a Flavia apoyada contra la pared de su pieza, todo borroso.

Flavia hunde la cabeza entre sus rodillas, Y pasa cada una de sus manos por el hombro contrario.

Se oyen crecientes golpes a la puerta, en off, desde el otro lado, un silencio breve, y de nuevo los golpes, entre sollozos de María, todo en off.

40    INT. CASA URBINA – NOCHE

Dentro de una cama, se ve allá abajo a Vieja, que ronca con profusión.

Luego desde abajo se ve a Vieja en su postura horizontal y sus fuertes ronquidos, hasta que de repente se despierta.

Vieja se queda un momento en penumbras, se restriega los ojos, respira agitada.

Los visillos dejan entrar una tenue luz que ilumina en tonos ocre toda la habitación.

Vieja enciende una lámpara ubicada sobre un velador, junto a la cabecera de la cama.

Vieja mira hacia todos lados, respira muy agitada.

Vieja mira en dirección a los visillos que parecen moverse leve. Se oyen en off, unos queltehues a lo lejos. Un suave rumor vuelve a mecer las cortinas de la ventana. De la esquina del techo se ve salir una sombra y luego la lámpara del velador, tintinea. En off se oye la voz de Indio.

Indio:

(OFF SCREEN)

¿Hasta cuando seguimos con eso?

Mientras Vieja mira hacia todos lados, se levanta de la cama.

Un tiritón reflejo sacude el grueso cuerpo de Vieja,  en la puerta de la habitación se dibuja una sombra, y luego entre las cortinas, se ve también la sombra, moviéndose.

Volvemos a ver a Vieja recostada en la cama, respirando agitada, toca las fundas de su cama, se reincorpora, baja de la cama, aprieta sus dientes, su agitación aumenta, la puerta de la habitación está trabada, Vieja intenta girar la manilla con todas sus fuerzas, la cortina de nuevo se mueve, otra sombra pasa por una esquina de la habitación, Vieja intenta decir algo pero la voz no le sale.

Un horrendo gruñido brota de la garganta de Vieja, su boca está muy abierta, un moco enorme se asoma a su nariz, se ve que Vieja está sentada en la cama, bajo las sábanas, sus dedos recogen las colchas de la cama, sus ojos lucen muy abiertos e hinchados, y la voz de Vieja, vuelve a perderse al tiempo que descorre las mantas de la cama.

Vieja hace intento de mover las piernas sin conseguirlo, intenta mover una, tomándola con ambas manos, la pierna parece muy pesada, su ahogo se acentúa más y más.

41    EXT. TAXI MODERNO – NOCHE

Se aprecia un sitio eriazo lleno de piedras, una acequia corre junto a unas zarzamoras, hay una tenue iluminación que proviene del alumbrado público de una calle cercana.

Se oyen en off, el cri cri de grillos entre las zarzamoras.

Un viento suave agita las hojas de los árboles, y corre las nubes.

Adelante del taxi moderno, están apoyados Mickey y Marcelo.

Mickey está fumando un pito. Contiene la respiración y dice con voz queda y ahogada.

Mickey:

Se nota al tiro el sabor a prensáo.

Mickey le ofrece una fumada a Marcelo, quien se niega con la cabeza.

Marcelo:

¿Me vai a ir a dejar, Mickey?

Mickey exhala humo, vuelve a fumar y de nuevo con voz queda y ahogada dice.

Mickey:

Si poh, a la fiesta. Pa otro láo no bajo. A esta hora me drogo no má. Náaha má. ¿Por qué no querís fumar?

¿Porque tiene pastita? El joven  puro¡

Mickey vuelve a exhalar y agrega.

Mickey:

No tiene pasta, no me gusta la pasta.

Este es prensáo con miel. Voh soy bien pajarón, Marcelo. ¿Qué andai haciendo a esta hora por acá? ¿No sabís las bestias que hay?

Marcelo mira las zarzamoras, pero la oscuridad le impide distinguir de dónde proviene el rumor de los grillos, que persiste en off.  Marcelo se aparta del taxi y se acerca a la acequia, ahí va el agua corriendo. Un grillo se ve en medio de la tierra, y se pierde. Mickey continúa.

Mickey:

¿Qué estabái haciendo ahí, mirando al Pico? Gueno, no soi el primero. Tengo

que llevarte a la casa del Nano pa que te relajís. Pero pa tu casa no te llevo, así que ahí veí. ¿Por qué te cuidan tanto el Carito y el Nano?

Marcelo no dice nada.

Mickey:

Ta toóho cambiáo. ¿Hai cachao lo raro

que volvió Carito e la cana? El Nano no es así. Él se mueve. Se convidó un

par de detectiés. ¿Cómo está? Putas, ratis, y un cerro de pura pura tonterita. Y hasta alojó a un pariente Indio que tiene.

Mickey pega la última fumada y arroja el resto del pito a la tierra. Marcelo se acerca al taxi y se suben.

Marcelo:

Vamos.

Mickey:

Tenís loh ojos chiquititos, Marcelo.

42    INT. TAXI MODERNO – NOCHE

Mickey y Marcelo viajan en el taxi con lentitud, Marcelo busca en su CELULAR su directorio vip y allí hasta llegar a Flavia.

Marcelo marca hacer llamada a Flavia.

El exterior del auto se ve borroso y el perfil de Mickey también, pero se ve que va con la boca abierta, casi sonriendo. Se oye en la oreja de Marcelo el off del buzón de voz. Marcelo escribe con su pulgar un mensaje de texto.

Amorcita, te quiero, ¿Veámonos en el terminal como quedamos?, se lee en la pantalla de su celular.

Marcelo marca enviar mensaje en la pantalla de su celular.

El taxi se detiene delante de una casa, el primer piso de una corrida de blocks.

Se oye el rumor de un punchi punchi, en off, risas hilarantes, dos muchachas sin que se las distinga con precisión quedan justo frente a la ventana de Marcelo, mientras el taxi se detiene.

Mickey:

Ya¡ llegamoh.

43    INT. FIESTA – NOCHE

Las bombillas son pocas y el espacio aunque se ve amplio, deja ver un único sofá en el que está sentado Carito, con un trago.

Unos cortes de limón flotan en el pisco, Carito deja el vaso encima de una estufa apagada, y de repente lo toma y se pone de pie, cuando cambia la música a Los Fabulosos Cadillacs, en off. Alguien cambia el compacto en la radio allá en el rincón, y se restablece el punchi punchi en off. Algunas parejas bailan al son del punchi punchi, allá al fondo junto a una ventana. Más acá, una mesa de comedor con tres sillas en dónde se ve de pie a dos siluetas, haciéndose unos tragos de pisco.

Luego se ve una escalera que conduce a un segundo piso, de madera. El piso del suelo es de cemento. Los zapatos de Mickey se deslizan hasta la mesa. Allí entre dos siluetas, Mickey se sirve un trago, quedando de espaldas a Marcelo, quien continúa recorriendo el lugar.

Carito se pone de pie y se acerca a Marcelo, con un vaso en la mano.

Carito:

El Nano ya volvió.

Carito qqueda mirando a Marcelo que bebe del vaso que le convida Carito.

CARITO:

¿Qué pasó con el Mono, Marcelo?

Marcelo:

Nada.

(pausa)

¿Tú conocí a esos que andan con el Mono?

Carito:

Quién no conoce al Pico. Aquí tóhos

lo conocen. Anda detrás de la Pili. Le quería poner unas pastitas y agarrársela. Tan uña y mugre el Pico

y el Mono. Yo se la presenté al Nano.

Tan enamoráos.

Marcelo:

Pero ese otro. Que parece una vieja.  ¿Quién es?

Carito:

¿Quién?

Marcelo:

El otro.

Carito:

Aaaaaaaaah. Uno bien feo. No sé. Ese viene con el Pico, pero no es de por acá. Bueno, yo me voy a conseguir un mote con huesillo. ¿Querís subir?

Marcelo le mira y no dice nada.

Carito:

Van a llegar las dos maraquitas que faltan. Tá la Pili allá arriba.

Carito señala la escalera.

Marcelo se acerca a los escalones, sube un par de ellos y Carito agrega.

Carito:

Tan los ratis arriba también.

Marcelo retrocede y se para frente a MARIO.

Marcelo:

¿Y la Pili, está con ellos?

Carito:

No sé poh. El Nano ve eso.

Marcelo:

¿No están enamoráos?

Carito:

Sí, poh. Nadie se mete ahí. ¿Sabís tú

qué cuento tienen ellos dos con los ratis?

Marcelo mira la escalera de nuevo y luego se vuelve hacia la turba.

Carito:

La Pili ta en otra. No te metái

ahí. Voh fuiste novio suyo, ¿no?

Tóhos se ponen gueones con el culo

e´ esa mina. ¿Por qué te molestaron

a ti? Yo la encuentro rica, pero es

muy flaca. Voh soy mucho más sensual.

Carito estira su mano abierta hacia la mejilla de Marcelo.

Marcelo ve venir la palma a su mejilla y se va apartando a medida que la palma avanza. De pronto todos se detienen de bailar y comienzan a aplaudir.

Carito:

Ah¡ llegaron. Llegaron¡

Marcelo mira hacia las escalas y luego a la turba de gente, todo se le aparece muy muy borroso. Por un momento todo se oye cadencioso y luego el bullicio retorna. Marcelo se desliza hacia el sofá y se sienta justo después que Mickey se para.

44    INT. FIESTA – NOCHE

En medio de las parejas que bailan, Chica1 y Chica2 van cruzando, una vestida entera de rojo ceñido, hasta las rodillas le llega la falda, pantis oscuras, la otra con un vestido azul estampado con toques amarillos, escotado. Se aprecian los abundantes pechos de cada una de ellas. La prominente anatomía de Chica2 se hace notar.

Carito:

Permitánme, escoltarlas, damiselas.

Chica2:

Chá que le ponís color, oh..si igual te´amoh a cobrar.

Carito se pierde escalera arriba amenazando con sus manos tomar el trasero de una,  tocando a la otra. Subiendo las escaleras, se oye el off de Chica1.

Chica1:

(OFF SCREEN)

Oye, Carito que te tiene mala el

Pico, ah?

45    INT. FIESTA – NOCHE

Marcelo mira desde el sofá,y bebe un sorbo de licor.

Las sombras en los muros continúan moviéndose al son del punchi punchi, los colores del visor del equipo de música destellan en medio de la oscuridad, y una de las ampolletas, deja ver una polilla pegada a ella.

Marcelo:

(para sí)

¿Pero qué estái haciendo aquí, Marcelo?

Carito viene bajando la escalera, observando a Marcelo. Carito se sienta en los últimos escalones.

Carito encuentra con su vista los ojos de Marcelo, y le apunta una puerta a su izquierda, y con una LIMA en la mano, le hace el ademán llevando la lima a su nariz.

46    INT. BAÑO FIESTA – NOCHE

Marcelo se enjuaga la cara en un lavamanos. Las paredes del baño son verde celestes.  Se ve un espejo pegado a la pared, chiquitito, en el que se reflejan los ojos pardos de Marcelo, sus patillas y luego su gorro en la cabeza.

La puerta se abre de pronto y entra Carito, cerrando la puerta. Marcelo se dispone a salir. Carito le pide con un ademán que le espere, sus labios se pegan y chasquean resbalosos. En el espejo chiquito, Marcelo ve a El Vieja orinando. Marcelo voltea con brusquedad.

Carito:

No le vai  a contar al Nano lo que pienso. ¿Verdá?

Marcelo lo mira en silencio a Carito.

Marcelo:

Le dejo el espejo, Carito.

Marcelo sale del baño. Cuando la puerta va cerrando, Carito murmura, resonando las fosas nasales en el espejito.

Carito:

Ah, gil, creío, culiáo.

47    EXT./INT. FIESTA – NOCHE

Siguen aún los bailarines al son del punchi punchi en off, como se les puede ver desde el vidrio exterior del primer piso.

En el segundo piso hay dos ventanas.

Una de ellas muestra a Nano, Federico  y Méndez sentados el uno al lado del otro, al rincón de la habitación en penumbras.

Es poca la luz, pero se distingue a Nano haciéndose una raya en un costado de la pistola belga.

Acercándose más al vidrio se ve que Federico tiene el pelo muy largo, casaca de jeans con imitaciones de piel en el cuello, y el torso desnudo.

Sonríe y brinda con Carito mientras entre ambos examinan a Chica2, que está desnuda en cuatro patitas.

Una mano agarra del pelo a Chica2.

Méndez tiene el pelo corto y unos bigotes marrones y colorinches. Chica1 se le echa encima con el vestido rojo subido, descubriendo sus nalgas y salta desmesurada encima de él, y luego se sienta con Nano de espaldas a él.

Chica1  baja la cabeza, el cabello le cubre los pechos que están siendo apretados por las manos de Nano.

En la otra ventana está PILI(19), rostro ovalado, encorvada, nalgas redondeadas y prominentes, fumando un cigarrillo.

Abajo en los matorrales Marcelo se asoma por la ventana. Sigue el punchi punchi, en off.

48    INT. FIESTA – NOCHE

Marcelo mira la gente baliar. Entre ellos ve a Borracho que baila con gran deleite. Marcelo lo mira, mira el resto de la gente, y va subiendo los escalones de madera, la escalera es estrecha.

En dirección contraría viene bajando Pili, vestida de negro, falda hasta las rodillas, es poca la luz pero se distingue que ella le queda mirando sonriente, sus dientes son chuecos y muy amarillos, sus labios son carnosos, y sus ojos son claros y extraviados. Un destello de luz queda como dando vueltas y Pili dice.

Pili:

¿Te querís fumar un verde?

49    EXT. TAXI MODERNO – NOCHE

Se ve el correr de las acequias, los grillos cantan en off, allí entre las zarzamoras. Pili, Marcelo, y Mickey están apoyados en la parte delantera del taxi. El pito se enciende en manos de Mickey.

Mickey:

Ya cabros. Tienen que volver.

Pili:

Espérate, espérate un cachi to¡¡

Pidamos un deseo en esta noche de luna nueva y de lluvia intermitente.

Mickey:

Esta cabra gueona. ¿En qué mundo vive

por la chucha¡

Mickey se mete dentro del taxi y manipula la radio.

Mickey:

Mi deseo se cumplió. No hay música.

Súbanse.

Pili:

Pero demos una vuelta,

entonces…

Se suben ella adelante junto a Mickey, Marcelo al fondo.

50    INT./EXT. TAXI MODERNO – NOCHE

Cuando llevan un trecho de recorrido Pili pregunta.

Pili:

Queáste serio, Marcelo.

Marcelo  va mirando por la ventana.

Todo se ve desenfocado allá afuera.

Pili:

¿Y el programa? ¿Qué fue de tu rehabilitación? Bueno, que de los verdes…¿No cierto, Mickey?

Marcelo la mira, ella le mira a su vez con sus ojos claros y extraviados.

Pili:

Se lo toman como buen antecedente.

Hijo de padre loco, se cristianiza

con nuestro programa especial. ¿Cómo están las cristianas que te gustan Marcelo?

51    EXT. FIESTA – NOCHE

Entre los matorrales y la reja del antejardín, las manos de Marcelo toman y aprietan las nalgas de Pili, con una mano le sube la falda, le baja una pierna de su calzón, y la besa entre las hojas. Se oye en off, a la Floripondio, desde adentro.

Pili:

Nadie me quiere así, ni siquiera

el Nano. Oh, bésame, bésame.

Marcelo:

¿Por qué estái con él, entonces?

Pili:

Porque usté ta muy rico pero no

es de aquí. Uuuh. Aprétame ahí,

tú sabís, ahí, ya poh¡

Las manos de Marcelo se deslizan por entre las piernas de Pili, luego una mano presiona a Pili entre el ombligo y el bajo vientre y luego ella se le echa encima y le  cubre con su figura.

52    INT. FIESTA – NOCHE

Una música de guitarra eléctrica se oye en off, algunas personas se van yendo.

Carito les va despidiendo a todos, hilarante, y cuando dos tipos se quedan en el umbral, Carito conversa con ellos, sin que pueda entenderse la conversación, sólo se ve que gesticulan y Nano, sentado a una mesa dispone de su cucharita en las narices de Pili, sentada junto a él.

Pili:

Esta es la primera vez que yo

jalo.

Carito despide a las últimas personas, mientras Nano dice.

Nano:

Y la última. Mickey, anda a dejarla

donde mi mami.

Mickey:

Después no vuelvo eso sí, Nano.

Nano:

Después hace lo que querái.

Nano coloca su cucharita en las fosas nasales de Mickey.

Pili:

¿No me vai a convidar con nada

más..?

Nano se levanta brusco y de un tirón la empuja fuera de la casa, Mickey lo queda mirando en silencio y luego sale detrás de ella.

53    EXT./INT. CASA FLAVIA – NOCHE

Por fuera de la casa desde las ventanas se ve a Flavia  colocándose una parka turquesa ante el espejo de su habitación. La ventana siguiente deja ver el dormitorio vecino. Diego y María duermen de espaldas el uno al otro.

Luego Flavia vuelve a su habitación y desde la ventana anterior se ve ahora a Flavia  tomar de la cama una mochila y un bolso de mano, todo con gran silencio. Flavia regresa, desconecta su celular, y lo enciende, de inmediato suena un RINGTONE. Flavia se apoya en el vidrio de la ventana y busca en su directorio hasta llegar a Marcelo. Marca HACER LLAMADA.

Se aprecia el dibujo de dos teléfonos haciendo contacto y se lee:

ESTE TÉLEFONO SE HALLA FUERA DEL ALCANCE DE SU COBERTURA.

Desde el vidrio y por entre los visillos se ve que Flavia sale de allí, cerrando la puerta de la habitación y se pierde  tras los visillos, para reaparecer abriendo la puerta que da a la calle y salir, cerrando con llave, todo con gran sigilo.

54    EXT. PASAJE – NOCHE

Saliendo del pasaje  Flavia se encuentra con DESCONOCIDA que viene entrando.

Los ojos de ambas se examinan.

55    INT. FIESTA – NOCHE

Nano está sentado al final de los escalones de madera, cuando pregunta.

Nano:

¿Quién mah los vió?

Carito:

Nadie máh.

Marcelo viene saliendo del baño, Nano le coloca la pistola belga en plena sien y le conduce a la mesa del comedor en dónde dobla a Marcelo, apoyándole la cabeza en la mesa y apuntándole.

Nano:

Así querí morir, ah? ¿Así

queríh morir?

Carito:

Calmáo, qué vái a hacer. ¿Ah?

No vale la pena. Yo me lo llevo,

tú sabís que es pajarito.

Nano:

Tu papá me salvó dos veces

cuando yo estuve tiráo, si no fuera por eso que creí qué pasaría ahora?

Carito:

Déjame librarte e´ no hacer gueás Tan a mano. Él no te debe nada ni tú tampoco. No lo podís salvar de nuevo.

Yo no más puedo. Y te pido por él.

Tú anda dónde tu señora y te olvidái

un poco de esa cabra chica.

Nano aparta la pistola de la sien de Marcelo, quien permanece por un momento con su cabeza en la mesa. Desde allí mira a Nano y Carito, un mote de cocaína aparece entre las manos de Nano.

Nano coloca su cucharita en la nariz de Carito, y le queda mirando.

Los ojos de Nano relucen en la penumbra. Luego Nano coloca la cucharita en sus propias fosas nasales y se queda mirando a Marcelo.

56    EXT. CALLE – CREPÚSCULO

Se ve una calle a lo largo, mojada, y allá al fondo vienen caminando dos figuras humanas, las luces anaranjadas de los mercurios lucen borrosas, se oyen a lo lejos unos queltehues, en off, el viento mece las hojas de los árboles, no se ve ningún automóvil ni transeúnte, salvo las dos figuras que se acercan con lentitud desde allá de la esquina.

Se divisa un QUIOSCO AZUL cerrado junto a un muro y en medio del ancho camino, una hilera de árboles todavía pequeños.

Se oye que canta un gallo en off.

Marcelo y Carito avanzan de espaldas hacia el fondo de la calle a lo largo, en diagonal, y caminan uno del lado del otro. Carito va empujando a Marcelo de su ruta, abarcando poco a poco casi toda la acera.

Carito lleva entre sus manos una petaca, le da un último sorbo muy empinado y luego arroja la botella a lo lejos.

Carito se queda mirando a Marcelo, los labios de Carito lucen chuecos, sus fosas nasales están rojas, su pelo está despeinado y por un momento sufre estertores.

De pronto Carito se para en seco, se agacha y vomita líquido.

Todo su alrededor se ve borroso. Una incipiente niebla se aprecia a lo lejos.

Marcelo:

Ya Carito, suficiente por hoy. No me tenís que acompañar a la micro. Anda a conseguirte un saque mejor.

Suena un ringtone del celular de Marcelo, Carito continúa vomitando, Marcelo lee la pantalla de su portable su mensaje enviado a Flavia fue recibido.

El visor del celular se empaña, Marcelo pasa una manga por encima del visor del celular y oye el off de Carito casi inentendible.

Carito:

(OFF SCREEN)

Va a entrar neblina.

Marcelo marca llamar Flavia.

Luego Marcelo se queda mirando el horizonte, el camino allá a lo largo ya se ve entre una tenue nebulosa, se oye el cantar de gallos en alguna parte de todas esas casas, en off,  y el sonido de su celular en el que se ve un ICONO y un texto que dice BATERÍA BAJA. El celular destella y se apaga.

Carito escupe junto a un árbol, habla casi sin separar los dientes.

Carito:

Todavía no hay micros.

(pausa)

Y eso que ya va  a amanecer.

Marcelo le mira meterse los dedos a la boca, Carito hace arcadas sin que ya le salga vómito.

Carito escupe otra vez, inspira sus mocos, y luego se pasa la manga por las fosas nasales.

Luego Carito se reincorpora, se queda mirando el horizonte al igual que Marcelo, quien guarda su celular en su bolsillo.

Carito tiene otro estertor esta vez más fuerte.

Marcelo lo queda mirando y se acerca llevando sus brazos a las espaldas de Carito.

Carito rabioso, le aparta de su lado.

Marcelo le mira negándose a algo con su cabeza, y mirando al cielo.

Carito:

Hummm, el Mono.

57    EXT. CALLE – CREPÚSCULO

Marcelo mira hacia todos lados. Sus mandíbulas se tensan.

Una niebla muy densa se cierne a su alrededor. Las hojas de los árboles lucen húmedas, queltehues invisibles se oyen tras la niebla, en off, Marcelo se palpa el trasero y saca su lápiz de uno de los bolsillos.

Por un lado se acerca Mono, ElVieja y Pico.

Pico:

(mientras avanzan):

Deja algo¡ Agiláo.

Marcelo:

Ven a buscarlo, mierda.

Del otro lado ya vienen muy cerca dos individuos similares a Ebrio1 y Ebrio2 y como flotando se ve desde abajo hacia arriba que ya están casi encima de Marcelo.

De repente se detienen y se quedan parados en una esquina,  bastante cercanos ya a Marcelo.

Ríen conversando entre ellos, Mono se acerca a Carito y lo rodea con su largo brazo.

Luego Mono camina con él hasta llegar a donde está Marcelo, pero pasan de largo, y cruzan hacia la esquina del frente.

Allí ya más lejanos de dónde se halla Marcelo, Mono y Carito se quedan murmurando frente a frente. Marcelo no oye lo que dicen porque voltea a ver  a El Vieja que está mirándole.

Pico:

¿Así que no querís dejar náh

por el show?

Carito está jalando cocaína con Mono y mira desde el frente.

Mono otra vez le rodea con el brazo a Carito quien se le separa de improviso, la niebla apenas deja ver sus figuras hasta que poco a poco se pierden después de que se oye en off la voz de Marcelo.

Marcelo:

(OFF SCREEN)

¡CA RO¡

58    EXT. CALLE – CREPÚSCULO

Mientras tanto, de este lado de la calle, Marcelo ve venir borrosa una cuchilla automática. El Vieja recibe un puntapié en los testículos y un enterrón de lápiz en un ojo, de parte de Marcelo, hasta que los dos individuos parecidos a Ebrio1 y Ebrio2 le toman por ambos costados a Marcelo, y Pico dice:

Pico:

Ténganmelo. Eso. Tóma conche tu madre.

Marcelo alcanza a ver el movimiento de una  hoja filosa y patalea de tal manera que el cuchillo sólo rasga un costado de sus pantalones. Los dos tipos, que ahora se ve ya que son Ebrio1 y Ebrio2 le sostienen con más fuerza aún, El Vieja lanza un gruñido similar al de Vieja en su habitación.

El Vieja ve nublarse a su alrededor y cae desmayado, con el lápiz enterrado en un ojo lleno de sangre.

Marcelo intenta zafarse a como de lugar, recibe algunos golpes, pierde el equilibrio y cae, la hoja se hunde en su vientre, un queltehue pasa volando sin graznar, Marcelo recibe otra lenta puñalada en pleno vientre, Marcelo ve que el queltehue pasa muy cerca de todos ellos.

59    EXT. CALLE – CREPÚSCULO

Marcelo sangra tirado en el barro, la niebla se va disipando con lentitud arriba de él, dejando ver el cielo. Su vientre se contrae, y Marcelo tiene temblores, las luces del alumbrado público se apagan, un chincol se posa en la rama de un delgado árbol que hay cercano y allí trina.

Se ve el recorrido del blanco en el tronco del árbol y luego el chincol que salta, entre las ramas una flor color lila muy pequeña, se queda meciendo con suavidad.

60    EXT. CALLE – CREPÚSCULO

De pronto Indio toma la cara de Marcelo, el pulso, y le coloca unos POLVOS cenicientos en el vientre, le marca también la frente, y le arrastra hasta el asfalto.

Marcelo tiene cerrados los ojos, casi no se le aprecia respiración, sus ropas están todas húmedas y manchadas de sangre.

61    EXT. PASAJE – CREPÚSCULO

Con los ojos llorosos, Carito camina raudo por un pasaje.

Allá al fondo se divisa un taxi moderno, que viene hacia él.

Mickey detiene el taxi junto a Carito.

Mickey:

¿qué pasa,Carito?

Carito no dice nada. Mickey echa reversa.

Mickey:

Y el Marcelo. ¿Se fue?

Carito:

Ándate, gueón.

Mickey:

Pero mira cómo estai. ¿Qué pasó?

Carito:

Querís llevarme,¿Ah? ¿Querís

llevarme?

Mickey detiene el auto y abre la puerta.

Carito se devuelve y roza con su lima en un costado de Mickey, a quien se le escapa un gemido. Acto seguido Mickey pega una patada en plena rodilla de Carito.

Carito se dobla y suelta la lima, la queda mirando en el suelo, Mickey se toca el costado, y vuelve a lanzar una patada a Carito que va cayendo al suelo.

A medida que cae, Carito va mirando el follaje, las nubes pasando, las raíces de los árboles y el blanco de sus troncos, hasta que los pies de Mickey se vienen encima de él.

62    INT./EXT. TAXI MODERNO – CREPÚSCULO

Mickey conduce su taxi moderno a toda velocidad. La calle luce muy mojada pero no hay ya niebla. El rostro de Mickey se hunde por un momento, apoyando su cabeza en el volante.

Cuando Mickey mira al frente de nuevo, distingue a Pico y a Mono, fumando de una pipa de pasta base junto al quiosco azul,  apoyados al muro. Cuando ven  el auto, Pico y Mono echan a correr, el taxi moderno arrolla a Pico y se estrella contra el muro, Mono va dando la vuelta allá en la esquina.

63    EXT./INT. TAXI MODERNO – CREPÚSCULO

En la lejanía allá al fondo, Indio divisa una de las luces delanteras del taxi moderno doblando, raudo.

Mickey maneja dando la vuelta. Su frente luce ensangrentada. Su boca está muy abierta, sus ojos muy absortos en lo que tiene delante. Sus manos manipulan la radio del auto, que no sintoniza. Los focos del alumbrado público lucen apagados, el exterior del taxi luce borroso.

De pronto en medio de la calle se le aparece la figura de Indio, mirándole fijo y Mickey detiene el taxi en seco. Indio abre la puerta de atrás y levanta a Marcelo, Mickey se baja y toma a Marcelo por abajo, en silencio, admirando con su boca abierta. Mickey  acomoda a Marcelo en el asiento trasero,  y sin quitar la vista a Marcelo pregunta jadeando.

Mickey:

¿Y usté…?

Mickey cierra la puerta del taxi y voltea a ver, el Indio no se ve por ningún lado. Mickey se sube al auto y recorre a lo largo del camino tres semáforos en rojo sin detenerse, ganando velocidad.

64   EXT. TERMINAL – AMANECER

En el terminal, los buses van y vienen.

Flavia se pasea en el pasillo de los andenes, y marca LLAMAR Marcelo en su celular.

Su móvil acusa fin de tarjeta.

Se ve a Flavia subir a uno de los buses con su mochila y bolso y se la ve bajar corriendo, sin nada.

Flavia corre por el pasillo de andenes y en el primer teléfono público se detiene y marca.

Suena del otro lado la campanilla de un teléfono.

De pronto Flavia deja el teléfono público, y corre deteniendo el bus que va partiendo.

En ese momento, Desconocido se acerca al teléfono, y se queda mirando a Flavia subir al bus. Desconocido marca un número, allá a lo lejos se va yendo el bus de Flavia.

Finaliza en la próxima entrada, en el calabozo del inicio…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: