h1

Noche de Queltehues. Con secuencias de intimidad y tramas paralelas.

26 de junio de 2010

Alguien que no se ve bien entre la multitud grita Marcelo¡ desde la entrada principal, pero él bota el cigarro, y sale disparado hacia el otro costado de la capilla.

21    EXT. CAPILLA – NOCHE

Por esa otra salida, está saliendo FLAVIA(25),delgada, amplias caderas, pálida.

Marcelo se acerca a ella e intenta detenerla pero ella se zafa.

Flavia viste una PARKA turquesa y una falda de lana hasta las rodillas, con pantis oscuras y gruesas.

Los ojos de Flavia brillan muy abiertos.

Flavia camina con rapidez hasta la esquina de la capilla, y allí se detiene frente a frente con Marcelo, mientras la gente  se va dispersando hasta que ella pregunta.

Flavia:

¿Sabís cuánto tiempo

va ya?

Marcelo se quita la gorra, y la guarda en sus bolsillos.

Ella le mira y luego desvía la vista.

Marcelo:

Mi tía se fue…

Flavia:

Aaaaaaah. Y con tu papá

preso…

Marcelo tensa sus mandíbulas,  separa un poco los labios y los junta de nuevo guardando silencio.

Marcelo:

Te llamo hace días,

pero nunca contestái.

Flavia:

¿Y por qué será

no…?

22    EXT. AVDA – NOCHE

No pasan muchos autos por la avenida, toda mojada.

Flavia y Marcelo caminan en silencio por la vereda, junto a los muros altos.

Atrás va quedando un paradero, Flavia está mirando hacia atrás, y luego camina mirando el suelo, las piedras mojadas junto a la vereda, las pozas de agua reflejando blanquecinas y anaranjadas luces. La luna se asoma de vez en cuando entre las nuebs y se refleja en las pozas de agua.

Allí van las siluetas de ambos caminantes tiñéndose de aturquesado azul, primero por delante de ellos hasta empequeñecerse y luego reapareciendo  alargadas por detrás de ellos.

Uno que otro automóvil pasa de vez en cuando, alguien grita desde un auto que va mucho más rápido agueonáo¡ sin que se logre distinguir el rostro de quien grita, de tan rápido que pasa.

Aunque Flavia camina más lento, sus vueltas de cabeza son bruscas, y sus miradas a Marcelo son breves.

Marcelo:

(caminando junto a ella)

¿Y el universitario?

Flavia:

Aaaaaaaah. Así que según tú, por eso te desapareciste.

Flavia se detiene, voltea y arremete contra Marcelo, golpeándole en el pecho, le empuja, él se deja excepto en la cara, ladeando su cabeza o retrocediendo.

Flavia:

¿Me viste con alguien

en la capilla? ¿Me viste…?

Marcelo guarda silencio.

Flavia:

Sabís bien que nunca me tocó

como tú.

Marcelo camina siguiendo a Flavia, que ahora camina muy rápido otra vez.

Las manos de Marcelo primero están en sus bolsillos, luego salen al tiempo que se toca las caderas, luego mete sus manos en los bolsillos traseros. Las manos de Flavia se ocultan en los bolillos de su parka, sus ojos y sus fosas nasales lucen abiertos y húmedos.

De nuevo algunos autos pasan arrojando agua contra la vereda de enfrente.

En los muros, hay afiches diversos que se superponen, algunos rotos y apenas si visibles, otros más enteros y de colores más vivos.

Algunos de estos afiches aluden a una fiesta para recibir la primavera.

De pronto Flavia voltea otra vez hacia Marcelo, sus manos permanecen dentro de los bolsillos de la parka, su cabeza se adelanta un poco a su cuerpo,  Marceloe se detiene y la queda mirando absorto.

Flavia:

¿Y tú con quién estábai?

¿Con tu papá? ¿Con tu tía?

¿…?

Marcelo:

Como que esto ya lo vivimos.

Flavia:

Y yo  no quiero vivirlo

otra vez.

Marcelo la ve alejarse a Flavia, camina detrás de ella bajando la cabeza, aún la mira todavía allá adelante y le dice elevando un poco la voz.

Marcelo:

Toi viendo un trabajo…

los mandan al norte, al sur..,

mi primo me va a meter.

Flavia continúa caminando y sin voltear su cabeza hacia atrás sino al final de sus palabras, dice.

Flavia:

¿Qué vai a trabajar tú?

Si lo único que sabís

es volarte.

Marcelo la mira en silencio. Flavia camina en silencio también, mientras saca sus manos de los bolsillos, cruza sus brazos, da media vuelta, y se detiene, mirando a Marcelo.

Flavia:

Hasta aquí no más.

Marcelo la mira a los ojos, se le va acercando cada vez más a Flavia y va diciendo.

Marcelo:

Tu papá salió. Casi choca

su taxi con una micro.

Flavia:

Pero no chocó así que está

por llegar.

Marcelo se busca entre los bolsillos y saca una bolsa blanca, y de ella una carterita pequeña de cuero.

La carterita tiene flores de adorno en la correa, y también en uno de sus costados.

Flavia  se queda mirando a Marcelo sacar la carterita a la luz anaranjada del mercurio allá arriba tras el follaje, el viento mece en aquel momento las hojas, el pelo de Flavia, algunas hojas caídas en la calle, Flavia toma la carterita entre sus manos y dice.

Flavia:

Esto no va a resultar,

Marce.

Flavia se queda mirando a Marcelo, mientras se prueba la carterita. Se oye en off que Marcelo dice.

Marcelo

(OFF SCREEN):

La primera flor en esta

primavera.

Flavia:

Es igual a la carterita

que vimos en la feria

porteña…

Marcelo la mira, esbozando una sonrisa.

Dentro de la carterita hay un pequeño espejo, con flores de adorno en los bordes y en el mango.

Marcelo:

Me quiero ir

(pausa)

contigo, Flavia.

Y si tú hacís clases,

…al norte.

Marcelo intenta abrazar a Flavia pero ella le esquiva.

Marcelo:

Como que esto lo soñé.

Flavia:

Eso es,poh, Marcelo,

un sueño. ¿Cómo me voy

a ir contigo, tan lejos?

Flavia guarda el espejo dentro de la carterita, y luego la envuelve en la bolsa, casi la deja caer pero Marcelo la recibe entre sus manos.

Flavia:

Después de tantos días.

Marcelo se mete la bolsa blanca en los bolsillos, mira fijo a Flavia, una ráfaga de viento vuelve a mecer las hojas de los árboles y un mechón de Flavia, un automóvil pasa raudo.

Marcelo:

No estaba listo.

Flavia:

¿Y cómo sé que ahora sí?

Marcelo:

Quiero que nos vayamos

mañana.

Flavia:

Tú estái loco, Marcelo.

Estái loco…¡

Flavia voltea y empuja a Marcelo, echando a correr. Marcelo la ve alejarse  por la acera de la avenida. Cuando ella dobla la esquina Marcelo echa a correr también, de pronto se detiene, mira hacia el suelo, los charcos reflejan las luces en el agua, todas borrosas. Marcelo se agacha a la altura de sus rodillas, se queda mirando el suelo en esa posición, y luego reanuda su camino.

23    EXT. PASAJE – NOCHE

Marcelo dobla por un pasaje y entra. Una VECINA(18), pelo largo, que viene en sentido contrario, cierra la reja del pasaje tras de sí.

Marcelo advierte que Flavia está cerrando el portón de la  primera casa del pasaje, y de un brinco alcanza a colarse por entre ella y el portón.

Flavia intenta cerrar el portón dejando fuera a Marcelo, pero él logra meterse y tomarla por la espalda, atrayéndola hacia sí, y hacia dentro del portón.

Flavia:

Nos vieron los vecinos,

Marcelo, poh¡

Marcelo:

La otra vez también

nos vieron.

La puerta del portón se cierra. En off se oyen todavía algunas negativas por parte de Flavia.

24    EXT./INT. CASA FLAVIA – NOCHE

Flavia está cerrando la puerta.

Marcelo la abraza por la espalda, ella se zafa, pasa del living a un dormitorio, y por las ventanas de la casa, desde afuera se aprecia que tras las cortinas Marcelo la abraza de nuevo por la espalda ciñendo la cintura, las caderas, la cabeza de Flavia, la voltea, la puntea, y la besa. Ella le sigue empujando, Marcelo toma su pelo entre las manos, y la ventana que sigue les deja ver que ella está cerrando los visillos, Marcelo se agacha, y hunde su cabeza bajo las faldas de Flavia.

25    INT./EXT. TAXI ANTIGUO – NOCHE

DIEGO (52), moreno, de bigotes, nariz similar a Flavia, besa en los labios a MARÍA (49), blanca, delgada, pelo corto.

Ambos están sentados en los asientos delanteros del taxi antiguo, él al volante y ella junto a él, el semáforo da rojo.

Diego la queda mirando un momento, las luces a lo lejos se ven borrosas, la calle luce mojada.

El semáforo da verde y Diego arranca el auto.

María voltea hacia atrás y luego va mirando en el retrovisor.

María:

¿Y ahora dónde vamos,

Diego?

Diego:

A ver a mi mamá.

En ese momento van doblando una calle y las ruedas resuenan contra el asfalto mojado.

Diego:

Un ratito no máh.

María:

¿A esta hora?

Diego mira por el espejo retrovisor, y da una rápida mirada a María, respondiendo.

Diego:

Con lo nocturna que ella es…

María:

Qué romántico de tu

persona.

Diego detiene brusco el auto.

La calle luce húmeda, y vacía. Diego mira hacia todos lados. Las ventanas de las casas lucen cerradas, algunas con luz, otras no. Diego toma de la cabeza a María, le tironea del pelo y le dice.

Diego:

¿Ah sí?

María:

Diego, ya está bien.

Diego la sostiene un momento y luego suelta a María.

Diego:

¿Quieres que nuestra

hija siga por el mal camino?

MARIA:

Ya no ve a ese joven.

HUGO:

Eso no es un joven,es una rata

que embaucó a mi hija.

María:

¿Pero, qué más vas a hacer,

Diego?

Diego:

Lo que sea necesario,

y tú me tienes que apoyar

María.

María:

¿Y así lo hiciste conmigo?

¿Le pediste a tu mamá que me

trabajara? ¿Pa que no me

fijara en nadie más?

Diego arranca brusco el auto. Los ojos de María se humedecen.

María:

La hija ya tomó su decisión.

Diego:

La hija no sabe lo que

le conviene.

María:

Tiene veinticinco años,

Diego, reacciona¡¡

Diego da un manotazo a María.

Diego:

Cállate, mierda.

El auto  se aleja raudo y se pierde por una bocacalle allá más lejos.

26    INT. CASA URBINA – NOCHE

VIEJA(79), cabello gris, rostro ancho, contextura gruesa,  abre la puerta y hace pasar a Diego y a María, cuyos ojos lucen hinchados. La anciana besa primero a Diego y luego a María. Vieja respira agitada y renguea a cada paso. El saludo se lleva a cabo en silencio.

Continuará…

-¿es verdad que le obsequiarás el libro a las primeras 22 personas que se suscriban a esta construcción??

-…

-es verdad que si hallas dibujante…?

-(interrumpiendo) shsss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: